Origen y curiosidades

Origen:
El juego nace de la mente de Verónica que un día viendo la televisión en pleno confinamiento con su hijo Paco de pocos meses aparecieron unas ovejas y fue la mecha que prendió el fuego del imaginario de la autora del juego.

Como si de una película se tratase, los fotogramas de cada una de las cartas y reglas del juego empezaron a proyectarse en su mente a tal velocidad que Verónica alcanzó unas hojas de papel y unas ceras de colores de su hijo que se encontraban en la mesa y empezó a dar vida a lo que hoy conocemos como Sheep Sheep Hurra.

Tras presentarlo a su marido y digitalizar los dibujos que sus manos habían esbozado, llegó el día en que comenzamos a visitar a nuestros familiares más allegados tras el encierro que habíamos sufrido a costa de la pandemia. Y uno de esos días, Verónica presentó el juego a sus hermanos. Éstos quedaron asombrados ante tal logro alcanzado por Verónica.

En ese momento comenzamos a elaborar un complejo proceso para poder publicar el juego (al menos lo fue para nosotros pues éramos noveles y no sabíamos nada al respecto).

Lo primero que comenzamos fue a testear el juego con diferentes números de cartas y diferentes opciones. En una hoja anotamos el número de jugadores, números de cartas usadas y el tiempo que duraban las partidas.

Una vez tuvimos el juego base pulido, las cartas que nos presentó Verónica que es la versión del juego que se encuentra actualmente en el mercado, comenzamos a desarrollar las nuevas cartas que se nos fueron ocurriendo en este proceso de testeo. Los tests volvieron a comenzar para pulir lo que será, si ustedes quieren, la futura expansión de Sheep Sheep Hurra.

Los siguientes pasos fueron la búsqueda de editoriales y saber cuáles eran los requisitos y documentos necesarios para la presentación del prototipo. Tras mucho buscar e indagar, elaboramos la hoja de venta, el manual del juego, el resumen de las acciones y grabamos un vídeo para mostrar la dinámica del juego.

Fueron muchas las editoriales a las que les enviamos el prototipo, pero sólo unas cuantas las que se interesaron por el proyecto. Entre estas editoriales se encuentra Falomir Juegos con quien finalmente hicimos realidad nuestro sueño.

Tras varios meses de espera, vimos el trabajo del gran ilustrador Dany Molero. Más bien parecía trabajo de un telépata pues esos fotogramas que un día Verónica vio en su mente aparecieron tal cual impresos en las manos de este ilustrador.

Varios meses más tuvieron que pasar para que las unidades de Sheep Sheep Hurra llegaran a la península ibérica. Cuando tuvimos por primera vez en nuestras manos un ejemplo de Sheep Sheep Hurra fue un gran alivio y una gran ilusión tras todos los meses de trabajo. Las lágrimas inundaron nuestros ojos y la emoción brotó de nuestro ser.

Sheep Sheep Hurra ha llegado para quedarse, al menos en nuestros corazones y esperamos que también en los vuestros.

Curiosidades:
Como todo artista, una obra nace de las experiencias vividas por el/la autor/a. Es inevitable que no haya nada personal en su creación. Sheep Sheep Hurra no iba a ser una excepción.

Nos gustaría compartir con ustedes algunas de estas curiosidades que tal vez ya conozcan si nos habéis seguido por nuestras redes sociales.

La primera curiosidad que nos gustaría compartir con ustedes es el nombre de la comarca que aparece en el juego. La comarca se llama Fuente Narváez. Fue un nombre inventado a partir del segundo apellido de nuestro abuelo materno. Hace unos años ascendió y se fue para quedarse en nuestros corazones. Cuando estábamos elaborando el juego nos acordamos de él y nos pareció una buena idea hacerle un pequeño homenaje preservando parte de su nombre en este proyecto. Completamos el nombre de la comarca con Fuente al ser un nombre usado para otros pueblos de nuestro país, siendo el más conocido Fuente Ovejuna (qué bien hilado estaba quedando todo siendo un juego de ovejas ;) ). Posteriormente, cuando el juego estaba siendo producido por la editorial, supimos que existía una fuente en Venezuela llamada Fuente de Parque Carabobo, también conocida como Fuente Narváez por el autor Francisco Narváez.

La siguiente curiosidad que queríamos compartir es sobre la carta del perro. La ilustración del perro tiene un gran significado para nosotros pues es el retrato de nuestro perro llamado Chico. Originalmente, no teníamos pensado cómo iba a ser este perro. Cuando hablamos con Falomir Juegos y nos dio manga ancha para poder proponer nuestras ideas en el proyecto, les propusimos que nuestro perro fuera la imagen de la carta ya que nos gustaba la idea y nos hacía especial ilusión inmortalizar a nuestro querido amigo fiel para que, cuando marche para quedarse en nuestros corazones, siempre que juguemos a Sheep Sheep Hurra, él también esté con nosotros físicamente.

Y como última curiosidad, dado que en el juego somos uno de los granjeros en paro que va a luchar por conseguir el puesto de trabajo, si estás en paro, ¿en qué red social podrías estar para encontrar trabajo? Si has pensado en LinkedIn, ¡has acertado! Con el objetivo de darnos a conocer y hacer marketing de manera diferente, se le ocurrió la idea a Estefanía de hacer un perfil a uno de estos granjeros del juego. Así que nos pusimos manos a la obra para dar vida en esta red a nuestro granjero al que bautizamos como Jacinto Fuente Narváez.